12 de January del 2017

Aciertos y Errores más frecuentes en una boda

 

Contratar a siempre a profesionales con experiencia demostrada.

Definir el presupuesto real del que se dispone para la boda y pensar qué tipo de boda queréis

Sed realistas y prácticos a la hora de elegir qué cosas queréis para vuestra boda

Empezad con tiempo a planificar y organizar, las prisas de última hora no son buenas

En el caso de la novia, es importantísimo elegir un vestido acorde con tu figura, recurre a profesionales si es necesario.

Elegid flores de temporada y autóctonas para no elevar el presupuesto

Fotografía y vídeo siempre. Definir claramente a estos profesionales qué queréis y cuáles son los momentos importantes de la boda. Desconfiad de presupuestos demasiado económicos.

Invitaciones especiales, prácticas y claras. Es la primera impresión de los invitados.

Ahorraros los regalitos para los invitados (suben el presupuesto y alargan las comidas o cenas) o que sean muy prácticos

No saludar a todas las mesas, retrasa la comida o cena

No pecar en el exceso de decoración ni detalles divertidos.

Previo a la boda hablar con todos los proveedores y dejarlo todo confirmado y nunca de palabra, por escrito.

Ahórrate los amenities del baño, desaparecen en la primera media hora.

Contratar unas horas extra del servicio de maquillaje y peluquería para retoques después de la ceremonia. Fundamental.

 

 

No contratar a un equipo de organizadoras de bodas profesionales desde el inicio.

No fijar una hora límite al equipo de maquillaje y peluquería para que el fotógrafo tenga tiempo de captar algunas fotografías en casa con tu familia…

No dedicar el día de antes de la boda a relajaros, pasear, hacer algo de ejercicio, un masaje… cualquier cosa menos dedicarlo a algún detalle de última hora.

Exceso de sorpresas y regalos para familiares y/o amigos, ralentizan la comida o cena hasta el punto de aburrir a los invitados.

No exigir un contrato por escrito de todos y cada uno de los proveedores.

En el caso de la novia destinar gran parte de su presupuesto al vestido y descuidar sin embargo maquillaje, peluquería, complementos… debería ser al contrario.

Poneros en mano de no profesionales para ahorrar dinero, al final lo barato sale caro.

No fijar una hora límite al equipo de maquillaje y peluquería para que el fotógrafo tenga tiempo de captar algunas fotografías en casa con tu familia…

No dedicar el día de antes de la boda a relajaros, pasear, hacer algo de ejercicio, un masaje… cualquier cosa menos dedicarlo a algún detalle de última hora.

No contratar una sesión preboda para romper el hielo y familiarizarse con la cámara y el profesional que hayáis contratado.

No planificar todos y cada uno de los preparativos con tiempo para evitar nervios y discusiones.

Gastar más del presupuesto del que disponemos.

Dejar en manos de un aficionado la elección de la música. Un buen Dj es en gran parte el responsable del éxito del baile y la barra libre.

No anotar todos y cada uno de los pagos y adelantos hechos a los proveedores.